Saca el máximo rendimiento a tu web

Una auditoría web consiste en el análisis y posterior corrección de los errores detectados en la página, así como la implantación de las mejoras necesarias con el fin de optimizar sus distintos elementos, tanto de diseño como de contenidos, estructura, etc.

De esta forma, lograremos mejorar su posicionamiento, tráfico y, por tanto, un aumento de la rentabilidad.

 

La auditoría web tiene como objetivo optimizar tres aspectos básicos de nuestra página:

Usabilidad

Es la facilidad con la que los usuarios navegan por nuestra web. Una adutoría puede resultar de inestimable ayuda para detectar: enlaces rotos, tiempos excesivos de carga… etc. La subsanación de estos errores puede mejorar enormemente la usabilidad del usuario, así como su experiencia y consiguiendo que las visitas aumenten.

Optimización

Analizar todos aquellos aspectos que influyen en el algoritmo de Google y que, por lo tanto, van a acabar determinando nuestra posición en la SERP tras las búsquedas de los usuarios: estructura de las URL, calidad de los contenidos, estrategia de palabras clave o keywords, número y calidad de los enlaces internos y externos, etc.

Seguridad

Uno de los aspectos cada vez más valorados y exigidos por los usuarios, especialmente cuando entran en juego datos personales o de cierta sensibilidad. De ahí la necesidad de detectar a tiempo cualquier tipo de vulnerabilidad que permita que un tercero pueda hacer un uso fraudulento de dichos datos.

WhatsApp chat